Misión & Visión

Misión


Brinda una educación integral de excelencia, fundada en valores y principios, tanto humanos como cristianos, con profundo sentido espiritual y de pertenencia a la Iglesia Católica, posibilitando que niños, adolescentes y jóvenes construyan su propia personalidad y se comprometan consigo mismos, con sus familias y con la sociedad paraguaya.

 

Visión


El Colegio Parroquial “San Cristóbal” pretende ser una organización educativa formadora de líderes cristianos, con valores y principios éticos, que les permitan una segura y rápida inserción a la universidad y/o puesto de trabajo, y que se manifiesten como agentes positivos de cambio en la sociedad, haciendo realidad su lema institucional: “Vivir para irradiar”.

Identidad


La incansable Hermana Cecilia, dinámica religiosa, crea y entrega a la comunidad educativa el lema “VIVIR PARA IRRADIAR” con el anhelo de que se enriquezca día a día con una conducta digna de discípulos de Cristo y promotores de bien común.

La bandera verde y blanca con el lema “vivir para irradiar” es el distintivo creado por ella, así como el himno del Colegio.

La insignia lleva un libro abierto y una Tea encendida símbolos estos cuyo significado es luz y el saber, en el cuadrante formado por estos elementos las siglas CPSC, en la parte inferior dos margaritas, recordando los comienzos y en la parte superior el lema “VIVIR PARA IRRADIAR”

 

Himno

¡Qué hermosa es la alborada! El sol de oro brilla sobre valles y cerros derramando sus luces. Gloria a Dios Poderoso.

Usa al Señor, que nos da cada día su luz inmensa, agradece sin cesar a Dios tu creador. Haz subir hasta el cielo este nuestro cantar. Dios ha dado la ciencia luminosa antorcha del hombre buscando plenitud y alegría.

Vengo a ti escuela mía día tras día con la esperanza grande que ayudes a elevarnos más y más hacia el saber de Dios, pues la sabiduría es verdad y vida.

Dulce Virgen María Madre de bondad, Tu eres modelo en nuestro caminar. Madre como tu deseo irradiar la bondad, alumbrar todo el mundo con mi caridad.

A este nuestro colegio protégelo con amor; bendice Madre mía mi juvenil ardor.